IMG_9074.jpg

Martin Seligman, uno de los pioneros de la psicología positiva, nos habla de 3 tipos de felicidad posibles en todas las personas:
la felicidad enfocada en el placer y disfrute,
la felicidad enfocada en el compromiso o implicación (en inglés el término es más exacto “engagement”)
la felicidad enfocada en el significado y la trascendencia

Cuando pensamos en las cosas que nos generan bienestar, me encuentro en los meses recientes con mi experiencia personal de verme haciéndome una vez más esta pregunta:
¿A qué entrego mi vida?
Y bajo esta pregunta surge una subyacente: ¿Qué me hace poner los pies en la tierra y sacarme de mi microuniverso de fantasías e ilusiones?

La respuesta que obtuve fue sencilla e inmediata cuando en mi práctica del Yoga pude meditar estas preguntas en mi posición de rezo. Saltó de un soplón generándome un alivio inmaculado la respuesta, y allí entendí que la relevancia y el significado de la posición de rezo del Yoga es igual a mi respuesta a aquello que me produce felicidad desde mi mayor grado de implicación humana.

Namaste, es la forma de saludo de la cultura India, que significa “me inclino ante tí”. Lo hermoso de este saludo es que alude, en su significado espiritual, a la posibilidad de negarnos o reducir nuestro ego ante la presencia de otro.

Si trasladamos el saludo a aquello a lo que entregamos nuestra dedicación en la vida, nuestro tiempo y nuestro aprendizaje, podremos hacernos esta pregunta desde el sentir:
¿Frente a qué me presento humilde? ¿como alguien que está aprendiendo y quiere hacerlo de la mejor forma? ¿Qué me lanza mi cable a tierra y me saca de mi egolatría, mi egoismo y mi megalomanía? ¿Frente a qué me siento vulnerable y compasivo al mismo tiempo?

Ahora bien, agreguemos a esto: salir un poco de nuestro espacio de egocentrismo, conectarnos con el otro y con lo otro desde una posición humilde, donde nos comprometemos grandemente, implicándonos en su bienestar, en sus logros, en sus cambios, o en aquello que para ese otro sea importante, eso, en sí mismo nos hará felices.

En la entrega y la devoción está parte de nuestra felicidad.

 

Advertisements