Comenzar a entender lo que realmente es estar presente pasa por la experiencia, pasa por la práctica.

La filosofía budista nos enseña a meditar como uno de los pasos para alcanzar el camino de la iluminación y la liberación.

Al terrenal estos términos le resultan ajenos. Es escéptico ante la propuesta de soltar el estrés, las ataduras de los compromisos superpuestos a su ser y encontrarse solo consigo mismo verdaderamente.

La consciencia plena pasa por entender que estamos aquí de paso, estamos aprendiendo, la experiencia completa es perfecta, somos parte de ella y en ella nos hacemos más grandes cuando tomamos consciencia.

La iluminación es lo que los escépticos del alma llaman insights. Las revelaciones mentales de la consciencia en la psicoterapia.

Lo que el Mindfullness nos invita a reconocer es el poder de la integración del cuerpo, la mente y el espíritu para vivir el presente plenamente y entender la experiencia con apertura, sin amarres ni miedos. La dejamos entrar y pasar, la dejamos salir y retirarse, la respiramos. Y nos hacemos presentes en todos nuestros sentidos.

El Yoga, la práctica física del budismo como uno de los pasos para alcanzar estados más elevados de meditación, nos enseña desde sus herramientas originales y apegadas a la filosofía budista, no sólo a estar presentes sino a meditar, a encontrar dentro de nosotros el centro, el lugar al cual volver siempre. Ser nosotros nuestro propio eje central, y dejar de buscar afuera las referencias.

Estar presentes con nosotros mismos.

Estar con consciencia implica inexhorablemente agradecer, estaremos agradecidos por el simple hecho de estar. De vivir. Y disfrutar del aprendizaje o del momento.

La psicología tiene en sus manos, desde hace un tiempo, acceso y uso de esta herramienta meditativa, probada y comprobada en sus laboratorios científicos, en las universidades, y en la consulta con pacientes. Ya creemos en occidente que podemos utilizarla con certeza para alcanzar mayor bienestar.

El mundo está integrando sus herramientas más poderosas, el saber espiritual, el saber físico y el saber mental se están uniendo. Si el Universo se está contrayendo quizás esta es una de sus representaciones: la síntesis y la vuelta a los orígenes.

Somos muchos los que sentimos el movimiento hacia la esencia. En el Mindfullness, que es en realidad la meditación budista, tenemos una gran herramienta de conexión con nuestro centro.

 

Advertisements